I Trail Bosques del Sur por la Sierra de Cazorla PDF Imprimir E-mail
Escrito por Jefatura   
Lunes, 28 de Septiembre de 2015 15:26

De manos de un antiguo scout del Grupo, Rodrigo Sánchez, nos llega la crónica de su participación en la I Trail Bosques del Sur por la Sierra de Cazorla.

Cronica de una gran aventura en la I Trail Bosques del Sur por la Sierra de Cazorla.

Gilillo

 

"Este fin de semana se ha celebrado la I TRAIL BOSQUES DEL SUR, que recorre parte del GR-247 por la Sierra de Cazorla, y para que no se dijera que no iba a participar nadie del Grupo, allí he estado yo.

 

La carrera, de 92 kilómetros y con 3.500 metros de desnivel positivo, comenzó el sábado a las 8.00 h. en el centro de Cazorla, atravesamos el pueblo hasta  el túnel y el sendero del Río Cerezuelo, a Riogazas y Gilillo (más de 1000 metros de desnivel positivo en 9,5 K). Después, espectacular y rápido descenso por el Tejo hasta el Parador (k. 16 y primer avituallamiento 2h. 35 m.). Allí llegué con molestias en la corva de la pierna izquierda, uno de los médicos de la prueba me dijo que era el poplíteo,  (yo ya voy conociendo algún musculo rarito como el psoas o el piramidal, pero de este no había tenido noticias hasta ahora) friega de radiosalil  y mirada fija, al poplíteo, él entendió el mensaje, porque ya sólo me molestó en las subidas  con mucha pendiente. De allí salí tan enchufado que por error cogí los bastones de otro corredor y tardé un par de kilómetros en darme cuenta, así que a esperarlo y rezar para que hubiera cogido los míos. Afortunadamente a los pocos minutos apareció con mis bastones. Me disculpé y p´alante.

Granizada en el BorosaLlegada a Puente de las Herrerías y otra vez a subir por el GR-247 hasta salir a la carretera que va a las Navas de san Pedro, un poco antes de Los Collados, allí ya cada uno va a su ritmo, así que siempre es bueno encontrar compañía con la que charlar porque los kilómetros pasan más deprisa. Encontré a un corredor de Cazorla, y cómo no!, su abuelo y su padre habían sido Guardas Forestales, y no sé cuántos hermanos guardas tenía aun. Conocía al Lolo, el leñador (me dijo que había muerto hace un par de años) y me comentó que el hijo (Lolillo) seguía dedicándose a la saca de madera. Le conté resumidamente la historia de nuestro Grupo y justo cuando iba a aprovechar la collá para hablarle de los permisos de las marchas y que me diera el contacto del hermano guarda, un poco antes de llegar a la Nava del Espino,  el hombre petó, o sea me dijo “sigue tú, que ahora te alcanzo”, que traducido resulta; voy hecho una mierda.  Me adelanté y aproveché para correr hasta el siguiente avituallamiento en las Navas de san Pedro (km. 33. 5h. 15 m.) Lo esperé por ver si se había recuperado pero cuando yo salía del avituallamiento llegaba él con bastante mala carita y me dijo que abandonaba. En fin otra vez solo, camino de la entada a la Laguna de Valdezores, una vez allí,  paré un momento,  me sacudí la polvareda de la pista por la que no dejaban de pasar TT y aproveché para tomar un gel, pues había planificado tomarlos en los puntos intermedios entre los avituallamientos, ya que estos estaban a demasiada distancia como para no tomar nada sólido. Para tomar geles de hidratos, lo más importante es llevar en la mochila las toallitas húmedas WC del Mercadona, porque si no la cosa se puede poner complicada.

Bajé rápido hasta el embalse de los Órganos (km. 48, 3º avituallamiento 7h. 30 m) repuse los bidones, uno con isotónica y otro con agua y a seguir. Ahí me encontré con una pareja de corredores e hicimos juntos el tramo de los túneles y el descenso hasta la pista que es un coñazo con mucha piedra suelta y mucha gente para variar. De pronto se fue el sol y se formó un tormentón que se convirtió en una granizada que duró más de 40 minutos, así que me puse el chubasquero y la gorra y a correr como un loco, porque si vas sudando, mojado y te paras, estás acabado. Una pena la cantidad de familias con niños a los que la tormenta pilló desprevenidos. Llegué chorreando a la Torre del Vinagre (km. 60. 4º avituallamiento. 9 h. 30m). Cola de gente para retirarse. Como allí la organización había previsto que el que quisiera dejara una bolsa  con ropa, me cambié entero. Pedazo de avituallamiento con sanguis, jamón, chocolate, gominolas. También me tomé 3 vasitos de consomé Aneto, sponsor de la prueba y un café con jengibre, de otro sponsor. Estas cosas, insisto, solo se deben tomar si uno lleva lleno el paquete de toallitas del Mercadona. Seco y repuesto, a seguir, ahora a subir, en dirección a la Casa Forestal de la Fuente de la Zarza (km. 70).

Llegada a metaNo conocía esta subida y se hace larga, pero el recorrido es precioso. Al poco de comenzar alcancé a un corredor y me emparejé con él, porque subir con otro ayuda a mantener el ritmo, pero el hombre no era muy simpático, no sé si porque era de Granada, pero le hice por lo menos media docena de preguntas para abrir tema y me respondió de mala gana, así que en el Collado de los Corzos, aprovechando una zona llana le dije que iba  a trotar un poco y él me contestó que seguía andando porque estaba un poco cargado, que traducido resulta, “voy justo, no me vaciles”. Ya desde la Torre del Vinagre me habían adelantado los primeros corredores de la Ultra larga de 125 Km, que era campeonato de Andalucía, unos “patapelá” jovencitos que van como motos, cuando me adelantaron a mí, yo iba por el Km. 70 y ellos por el 103, una docena de ellos me adelantaron durante toda la noche. Así llegué a la CF Fuente de la Zarza, donde la organización había previsto un refuerzo de agua, así que paré, bebí y otro gel.

Un poco más adelante (k. 72) alcancé a un corredor que había parado a hacer un pis, me dijo que iba justito y me propuso seguir juntos, buen chaval, Antonio, de Torreblascopedro (Jaén), estaba oscureciendo y nos pusimos a tope, todo lo a tope que se puede poner uno tras 11 horas de carrera,  con la intención de llegar al Puerto de las Palomas (km. 76 5º avituallamiento) con las últimas luces, llegamos ya con luna llena, a las 20 h. 40 m. (12 h. 40 m. de carrera). Allí comimos, nos colocamos el frontal y nos fuimos a por los últimos 16 K., que fueron los peores con diferencia porque nos hicieron subir y bajar por senderos bastante chungos y de noche; del Puerto de las Palomas al Collado Viñuelas, de allí bajada hasta llegar cerca de Burunchel,  otra vez para arriba, bajada hasta el castillo de la Iruela, subida a la Ermita de la Virgen de la Cabeza, sube-baja hasta la Ermita de san Sebastián y otra vez por el nacimiento del Rio Cerezuelo, donde casi me mato de un resbalón, hasta la meta que estaba en las ruinas de la Iglesia de Santa María.

Más de cuatro horas por una ruta que no estaba bien señalizada, sin avituallamiento y sin  saber cuánto quedaba porque se me acabó la batería del Garmin. Menos mal que iba con este chico y en esas cuatro horas nos contamos nuestras vidas varias veces. Al final a todo el mundo le gusta lo mismo: la cerveza y no disgustar a su mujer. A esta alturas cada vez que golpeaba una piedra con la puntera de la zapatilla, veía las estrellas, pero lo peor fue que cuando fuimos de la Ermita de la Virgen de la Cabeza hasta la de San Sebastián, atravesamos Cazorla de una punta a otra por arriba, tanto que oíamos la música de la meta y todavía nos quedaban 45 minutos para llegar, ahí se me fue un poco la olla y me acordé de las castas de la Organización.

2º puestoLlegué machacado, bajando los escalones de ese sendero como si fuera Chiquito de la calzada porque mis cuádriceps ya no daban para más, en 16h.58 min. (a la 1 de la mañana del domingo), ni Vangelis me animó. Medallita de finischer, y el consabido mareíto porque la sangre se va de no sé dónde a otro sitio, me tumbé con las piernas en alto, se me pasó el mareo porque la sangre volvió donde debía estar, pero me enfrié y se me cortó el cuerpo, pero tres calditos de Aneto y dos vasos cola después, ya estaba bien otra vez. Bueno, bien, bien no, jodido pero bien. Rozaduras en los muslitos, un poco escocido, los dedos de los pies hechos una mierda, pero bien. Pero el año que viene que vaya otro.

 

PD: quedé 2º de mi categoría (+50 años) más que por mérito propio, por la escasez de efectivos, pues solo terminamos 5 en esa categoría."

Última actualización el Lunes, 28 de Septiembre de 2015 16:19